Firma y fecha:  Rembrandt fc1639
Lienzo  200 x 124.2 cm.
























Firma y fecha: Rembrandt f.  (c. 1637-40)
Tabla  67 x 87,5 cm.



















 






Firma y fecha: Rembrandt / f. 1633
Lienzo, 128,5 x 100,5 cm.
















 






Firma y fecha: RHL 1632
Tabla, 48,7 x 40,2 cm.













- Los expertos rechazan la atribución de este cuadro a Rembrandt.

- A pesar del efecto blado y vaporoso, ajeno a Rembrandt, se percibe una finura tan magistral en la ejecución, tanto en la pincelada como en el tratamiento de las densidades y el color, que sólo puede ser debida al maestro (¿quién, sino Rembrandt, puede tratar la materia en el cráneo de una manera tan económica y precisa, con las pinceladas en la dirección de la luz?). Existen muchos ejemplos en los que, como aquí, hace ejercicios de elasticidad con su estilo.









Firma y fecha: Rembrand. f.1646
Tabla  17 x 23 cm.

















 






Firma y fecha: RHL. 1630
Tabla, 67,4 x 55,9 cm.













- No es un Rembrandt de primera clase, por supuesto, pero el que lo rechazó como auténtico tenía un mal día.

- Un emulador, como se pretende, habría sido más cuidadoso en su torpeza. Esta relativa dejadez en la ejecución se la podía permitir Rembrandt en un trabajo de "tronie" barato, alimenticio. A lo que debemos añadir los evidentes estragos del tiempo.




 






Firma y fecha: Rembrandt / f. 1654
Lienzo, 72 x 58,5 cm.













- El rostro está muy erosionado. Es posible que este sea el motivo de que resulte uno de los autorretratos más insípidos.