Firma y fecha: Rembrandt f. 1632 (cuestionables)
Tabla, 61,1 x 45,5 cm.

Inscripción:  AE 47












- Se considera de taller, cuando es por entero de  Rembrandt.

- Resulta evidente que en muchos de sus retratos empleó,
dentro de su maestría, una técnica meramente correcta,  como para salir del paso.

 - Aquí el rostro es más flojo que el resto. Un ejemplo evidente es la boca. Está perfectamente ajustada en expresión y efecto con el conjunto de la cara, pero, técnicamente, ha sido poco trabajada, sin ningún interés. Rembrandt, por lo regular, confía gran parte de la fuerza de sus retratos en el vigor expresivo de las bocas. En este caso, el dinero aportado por el cliente no debíó ser elevado.









Firma y fecha: __ (c. 1657-58)
Lienzo, 110 x 88 cm.















- El Rembrandt Research Project ha incluído este cuadro en la obra de Rembrandt, y eso es correcto.

- Esta imagen de tan maravillosa concepción y empaque, en la que aparece Hendrickje con, probablemente, su hija Cornelia, y en la que resulta evidente una sóla mano, hay zonas que no parecen resueltas por un Rembrandt en plena forma. Ante este desconcierto se ha tendido siempre a dejarla de lado, como obra de taller.

- Ahora, al reflexionar sobre esto, se encuentra la explicación. Siempre ha resultado evidente que Rembrandt quiso emular, en este cuadro, a un Tiziano con ecos de Rafael. Pues bien, este Tiziano de Rembrandt es el de las obras de madurez en las que el veneciano aún daba prioridad al pincel, con su minuciosidad, en la elaboración de las formas. No está bien resuelta la fusión con su propio estilo; de ahí el ligero aire de pastiche. El "Retrato de familia" puso un fin genial a esta fusión.