Lienzo 132 x 102 cm. 
Firma y fecha:  Rembrandt f. 1633
Inscripción: 'AET 76'










- Aquí se ve bien contrastada la labor de Rembrandt con la de un alumno: la mano superior, de pinceladas vibrantes con su puño de sombras luminosas, y la inferior con el guante.

- Johannes Uytenbogaert fué un polémico predicador de una secta protestante.


JOHANNES UYTENBOGAERT
Firma y fecha: Rembrandt 1635
Aguafuerte punta seca y buril
22.4 x 18 cm











Lienzo 105,7 x 97,8 cm. 
 Firma y fecha:  Rembrandt f. 165(5)









- Esta pintura, considerada de taller por los expertos, está repleta de puntos que sólo Rembrandt pudo resolver así. Por supuesto hay detalles flojos como la importante mano acusadora sobre la almohada, la figura de José, etc. Es ilustrativa la comparación entre el pelo de éste con el de la mujer de Putifar. El anárquico tratamiento de la melena del ángel que está con el  S. Mateo del Louvre proyecta una vigorosa seguridad que se halla totalmente ausente en la del José de este cuadro.

- Probablemente Rembrandt decidió muy poco antes de terminarlo comenzar otro, que ahora se halla en la Gemäldegalerie de Berlín, donde la claridad expositiva y la agresividad de la situación fueran mayores. Algún discípulo continuó con él y al final el maestro lo repasó (la maravillosa mano de José es de Rembrandt incuestionablemente).












Tabla 65,5 x 51 cm.
 Firma y fecha:  RHL (c.1631)



















Lienzo 114,3 x 87 cm.
 Firma y fecha:  Rembrandt f.  (c.1654) 

















Firma y fecha:  Rembrandt f. 1645
Tabla  20 x 27 cm.
















Lienzo 74,5 x 93 cm. 
 Firma y fecha:  Rembrandt f. 1634
















Lienzo 137 x 166 cm. 
 Firma y fecha:  Rembrandt f.  (c. 1659)



















Lienzo 168,5 x 136,5 cm. 
 Firma y fecha:  Rembrandt f. 1659












- A pesar de que la intensidad y precisión emotivas son puro Rembrandt, sorprende la general sensación de desmaño y falta de interés en las formas. La posible intervención de algún discípulo es improbable pues no hay rastro de "aplicada" torpeza o de un "Rembrandt chato" como Carel Fabritius. Lo flojo es netamente flojo, con decisión.

- Aunque es cuestionable el grado de acabado de algunos cuadros de Rembrandt, este quedó sin terminar. El manto abierto detrás de Moisés tenía como función  dar estabilidad a la desgarbada figura creando una composición piramidal. Tal como aparece apenas se distigue del fondo.

- Rembrandt hasta en el más ligero dibujo a pluma se esfuerza en conseguir que los personajes queden firmes sobre el suelo. En este caso, Moisés, más que impulsado por un arrebato de ira,  parece que se está sujetando a las Tablas para que no le lleve una brisa demasiado fuerte.

- A pesar de todo su magia y poder expresivo también impregnan este cuadro: es una obra maestra impresionante y conmovedora. (Una obra maestra no tiene por qué ser perfecta...véase Cézanne).









Tabla 54,5 x 68,5 cm. 
 Firma y fecha:  Rembrandt f. 1658



















Tabla 60 x 77,5 cm. 
 Firma y fecha: RHL van Rijn 1632